“LA MODA ES UN CIRCULO”… Cuando el pasado inspira…


Ana de Austria y Diane Kruger, moda del siglo XVII hoy...

La Reina Ana de Austria y la actríz Diane Kruger (en Dior Spring/Summer 2012-2013), moda del siglo XVII en pleno siglo XXI…

Hola, aunque confieso que me gusta el mundo de la moda no soy una fashionista, ni pongo como primera prioridad en mi vida estar al día con las nuevas tendencias de la moda, tampoco soy de las que pierde el sueño por mantenerme informada de lo último en cuanto a tendencias en cada temporada ni soy especial seguidora del trabajo de algún modisto en particular, me creo simplemente capaz de apreciar a la moda en el nivel estándar de la mayoría de los comunes, pero quizás una de las cosas que más me llame la atención del mundo de la moda es, como diseñador gráfico e ilustradora que soy, el poder apreciar en el mundo del diseño de moda la capacidad creativa y/o la originalidad que algunos de los modistos actuales logran desplegar con su trabajo en el mundo tridimensional, es decir, más allá del papel.

NOTA: En el presente además de las imágenes les dejaré los videos de todos los Fashion shows referidos a lo largo de este artículo para que si les apetece no se queden solo con unas pocas imágenes sino que además puedan apreciar al completo todas las colecciones aquí referidas y que en mi humilde opinión son excelentes, les recomiendo que pongan especial atención a los desfiles de Dior (específicamente de su época con Galiano) pues sin duda son unos verdaderos espectáculos, además de los defiles de Chanel donde la visión y genialidad de Lagerfeld son casi inconmensurables en cuanto a elegancia y exquisitez, espero que los disfruten!… ^_^

Moda del siglo XVI: La Reina Catalina (Catherine) Parr, Reina cosorte de Inglaterra y última esposa del rey Enrique VIII. 1545.

Moda del siglo XVI: La Reina Catalina (Catherine) Parr, Reina cosorte de Inglaterra y última esposa del rey Enrique VIII. 1545.

Moda del Siglo XVI en el Siglo XXI: Dolce&Gabbana Fall/Winter 2012-2013.

Moda del Siglo XVI en el Siglo XXI: Dolce&Gabbana Fall/Winter 2012-2013.

Dolce&Gabbana Fall/Winter 2012-2013

Les contaré una breve anécdota personal, cuando era más joven y me llegó el momento de decidir que quería ser en la vida (hablo de cuando terminé el bachillerato y llegó el momento en serio de decidir qué carrera quería estudiar para posteriormente intentar vivir de ella), lo único que tenía en claro era que quería estudiar una carrera que me permitiera explotar la habilidad con el dibujo que he tenido prácticamente toda la vida, por desgracia en la pequeña ciudad donde nací y vivo actualmente, ubicada en un estado (provincia, prefectura, departamento o como lo quieran llamar) del interior de Venezuela, algo lejos de la capital, las opciones de carreras relacionadas al diseño en aquella época no eran muy abundantes… por decirlo en pocas palabras: arquitectura, o ingeniería civil (rechazada de plano porque nunca se me han dado bien los cálculos), o diseño gráfico, y puesto que por asuntos familiares la opción de irme a estudiar lejos como para decantarme por otras opciones de carreras ‘gráficas’ estaba fuera de toda discusión… cometí la ‘tontería’ (pensando que si la escogía podría ser una carrera mucho más lucrativa que las otras alternativas), de elegir a la arquitectura… ¬¬… pocos afortunados semestres después comprendí que había cometido un error, y en vista que no es una carrera precisamente barata como para darme el lujo de reprobar materias alegremente empecé a cuestionarme sino sería mejor cambiar de rumbo, por fortuna, un arquitecto profesor al notar mis problemas y luego de ver algunos de mis trabajos me aconsejó que tal vez debería considerar irme por una carrera más afín con mis habilidades con el dibujo (que no eran precisamente de características arquitectónicas), así que con ese consejo y mis propios cuestionamientos sobre el asunto en mente finalmente me decidí por cambiarme de carrera y dedicarme al Diseño Gráfico, carrera de la que orgullosamente soy una egresada actualmente. Ahora la anécdota anterior la refiero por 2 cosas: primero si alguien que lea estas líneas está considerando iniciarse en alguna carrera académica le aconsejo (por experiencia) que no se deje influenciar por el aspecto netamente económico que tal o cual carrera le podría dar a menos que realmente se sienta capacitado y muy seguro para afrontarla exitosamente, sin malgastar tiempo, esfuerzo y dinero; lo segundo es que de haber tenido la oportunidad y los recursos me habría encantado estudiar diseño de modas, pues desde niña me gustó en el papel (inspirada en buena medida en el arte del retrato) vestir muñequitas con ropas diferentes y que no fuesen siempre más de lo mismo… ¿qué si me considero por todo lo anterior una diseñadora de modas frustrada?… no necesariamente, porque si bien no pude estudiar esa fascinante carrera, analizándolo fríamente creo que tampoco se me habría dado muy bien, una cosa es realizar hermosos dibujos e ilustraciones de trajes o vestidos en el papel y otra MUY diferente es llevar esos trajes y vestidos del papel a la realidad (lo confieso: como costurera o modista sinceramente me moriría de hambre ^_^¿)… la cosa que realmente me atrae del diseño de modas más allá del llevar a la realidad un vestido que hayas dibujado en el papel, es el ACTO de diseñar… es decir… ¿cómo explicarlo?… la acción de CREAR una pieza de vestir única, diferente, atractiva e impactante pero sin que ello necesariamente te obligue a llevarlo a la realidad, quizás por eso mi fuerte como diseñadora y/o artista es la ilustración, pues es allí cuando doy rienda suelta a mi imaginación sin necesariamente limitarme por la realidad de lo que “se puede o no se puede hacer”…

Moda del siglo XVI en el siglo XXI: Balmain, Houte Couture Pre-Fall 2013.

Moda del siglo XVI en el siglo XXI: Balmain Fall/Winter 2013-2014.

Balmain Fall/Winter 2013-2014

Moda del Siglo XVI en el siglo XXI: Marchesa Fall/Winter 2013-2014.

Moda del Siglo XVI en el siglo XXI: Marchesa Fall/Winter 2013-2014.

Marchesa Fall/Winter 2013-2014.

Ok… regresando al principio, como decía no me considero alguien especialmente dedicado a estar pendiente del “último grito de la moda”, pero de cuando en vez ojeo algún que otro blog dedicado al tema y me dedico a detallar que es lo que se considera “tendencia” en el momento, no porque me obsesionen las tendencias, sino para entre otras cosas ver si se cumple esa frase que quizás muchos de nosotros hayamos oído en algún momento, esa que reza: “La moda es un círculo”. Mi madre siempre la menciona porque cuando a veces ve en la TV, revistas o la prensa imágenes de desfiles de moda o de celebridades vistiendo algún atuendo o con un estilo peculiar o atractivo dice: “en mi juventud, o en mi época, eso era lo que yo vestía o veía que se estaba llevando…” porque al final la moda es cíclica, es sencillamente un circulo, la moda no es una línea recta que implica una constante innovación sin repetir o retornar a cosas ya inventadas, la realidad es que aunque efectivamente siempre surge alguna que otra “novedad” (que no implica necesariamente la invención de algo nuevo) al final la moda siempre termina regresando al pasado (tanto al pasado más cercano como el más lejano), reinventándolo o adaptándolo a la actualidad del momento, y ese principio, debo decir, he podido constatarlo en colecciones pasadas de modistos y casas de moda y en algunos de los más recientes desfiles de modas que se están llevado acabo para esta época estival y en la cual algunos de los modistos o casas de modas más importantes y reconocidos del mundo han presentado sus colecciones para la temporada otoño/invierno 2014-2015.

Moda del Siglo XVI en el siglo XXI: Chanel, ‘Métiers d’Art’ 2012-2013

Moda del Siglo XVI en el siglo XXI: Chanel, ‘Métiers d’Art’ 2012-2013

Chanel ‘Métiers d’Art’ 2012-2013

Cuando hablamos del pasado en términos de Moda, hablamos desde las primeras tendencias en el vestir que se empezaron a llevar cuando la humanidad fue realmente consciente de la ropa como algo más que meros pedazos de material con los cuales cubrir la desnudez, y a lo largo de la larga historia de la civilización humana, la moda empezó a ser “inventada”, desde las primeras piezas de vestir más rudimentarias que luego empezaron a evolucionar y a derivar en otras, estas con los siglos llegaron a convertirse en piezas básicas del modo de vestir de la humanidad actualmente; si alguna vez se inventó algo en la moda fue probablemente al principio y mediados de la civilización, pero tras unos pocos miles de años la capacidad humana de inventar en la moda finalmente se detuvo, sencillamente porque lo que se tenía que inventar ya se hizo no quedando prácticamente nada más que idear, es por ello que ahora lo único que queda en el mundo de la moda tal cual lo conocemos hoy día es el reciclar, el reinventar, el replantear sobre la base de algo que ya fue inventado y/o hecho, por ello es que nadie debe extrañarse que algunos modistos o casas de modas con cada nueva temporada tiendan a mirar al pasado en busca de “inspiración” para lo que serán las nuevas “tendencias” de la moda del momento.

Moda siglo XVII: Reina María de Medici, reina consorte de Francia.

Moda siglo XVII: Reina María de Medici, reina consorte de Francia.

En lo personal una de las cosas que más me ha llamado la atención en lo visto en algunas de las colecciones de moda presentadas en temporadas pasadas e incluso para algunas de las más recientes es el volver a un pasado, cronológicamente para algunos, aunque para otros no tanto de la actualidad, siglos XVI, XVII y XVIII específicamente y como adaptarlo a esta época donde sencillamente no es factible lucir la moda tal cual se lució hace 300, 400 o 500 años, épocas en las cuales dichas tendencias fueron aceptadas y tratadas como normales pero que ahora se nos antojarían de estrafalarias y poco prácticas o imposibles de usar. La moda del siglo XVIII es de hecho una de las más populares entre los diseñadores en términos de inspiración y no en pocas ocasiones los hemos vuelto volver en el tiempo a través de diseños que modernizan o replantean la apariencia de la moda original del siglo valiéndose del uso de cortes, accesorios, telas y materiales que poco o nada tienen que ver con lo visto hace más de 200 años. Algunos modistos además experimentan con estilos aún más atrás en el tiempo y es cuando vemos vestidos, conjuntos y trajes que recuerdan por ejemplo a la moda Tudor e Isabelina que darían luego paso al estilo hispánico más ampliamente conocido (el estilo “Infantas”), inmortalizado por artistas como Diego Velázquez.

Moda del siglo XVII en el siglo XX: Cristóbal Balenciaga, vestido estilo

Moda del siglo XVII en el siglo XX: Cristóbal Balenciaga, vestido estilo “Infanta”.

Mención aparte tiene el trabajo de Cristóbal Balenciaga, que es considerado no por pocos como uno de los diseñadores más innovadores y revolucionarios de su tiempo, sus formas muchas de la cuales se han inspirado en el estilismo “Infanta” de Velázquez también nos pueden además llevar a la moda más temprana del siglo XVI y que diseñadores como Karl Lagerfeld de Chanel han rendido recientemente homenaje con sus diseños…

Indumentarias italianas de comienzos del siglo XVI.

Indumentarias italianas de comienzos del siglo XVI.

Moda del Siglo XVI en el Siglo XX: Cristóbal Balenciaga, Novia. 1967.

Moda del Siglo XVI en el Siglo XX: Cristóbal Balenciaga, Novia. 1967.

Inspirado en el ingenio de Balenciaga: Chanel, Fall 2014-2015.

Inspirado en el ingenio de Balenciaga: Chanel, Fall 2014-2015.

Inspirado en el ingenio de Balenciaga: Chanel, Fall 2014-2015.

Inspirado en el ingenio de Balenciaga: Chanel, Fall 2014-2015.

Chanel Fall/Winter 2014-15

John Galliano parece que también se dejó influenciar por el trabajo innovador del modisto español pues también en algunos de sus diseños se aprecia no solo reminiscencias a la moda del siglo XVIII sino y desde luego al precursor trabajo de Balenciaga…

Moda del Siglo XVII en el Siglo XX: Cristóbal Balenciaga traje de inspiración

Moda del Siglo XVII en el Siglo XX: Cristóbal Balenciaga traje de inspiración “Infanta”. 1955.

Moda Siglo XVIII en el Siglo XXI: Dior Spring/Summer 2011.

Moda Siglo XVIII en el Siglo XXI: Dior Spring/Summer 2011.

Dior Spring/Summer 2011-12

Aunque el reciclaje o el replanteamiento del pasado en la moda es moneda corriente en la actualidad hay que hacer notar que en la mayoría de los casos los diseñadores regresan a modas pasadas más cercanas a la época actual (siglo XX) y solo en casos excepcionales se remontan a más atrás en el tiempo, en la mayor parte de los casos para efectos de puestas en escenas de pasarelas, pero que en pocas ocasiones llega a comercializarse como una tendencia efectiva, aunque esto último es lo esperado actualmente, las colecciones otoño/invierno 2014-15 de 2 de las marcas de alta costura más importantes del mundo como lo son Chanel y Dior parecen querer salirse de la línea al presentar trajes y vestidos con una patente inspiración en modas de un pasado más bien lejano, pero que sin embargo pueden y son efectivamente usables en este siglo XXI sin que necesariamente rayen en lo estrafalario o en lo inusable, estas casas de moda además suelen volver bastante a menudo al pasado para inspirar sus colecciones, por lo que se han visto reminiscencias de la moda de siglos como el XVI, XVII y XVIII en varias propuestas de ambas firmas, algo que sin duda se debe aplaudir, pues adaptar a esta época modas y estilos tan peculiares como los vistos en esos siglos es de destacar; además el volver a ese pasado no tan cercano no ha sido solo cosa de Dior o Chanel, modistos como Alexander McQueen, Oscar de la Renta, Dolce & Gabbana, entre otros, también han inspirado algunas de sus colecciones en los siglos ya referidos, por su puesto cada quien en su propio estilo y manera…

Moda Siglo XVIII en el Siglo XXI: Dior Primavera/Verano 2011.

Moda Siglo XVIII en el Siglo XXI: Dior, Primavera/Verano 2011.

Moda del Siglo XVIII en el Siglo XXI: Giambattista Valli-Spring/Summer 2012.

Moda del Siglo XVIII en el Siglo XXI: Giambattista Valli-Spring/Summer 2012.

Giambattista Valli Spring/Summer 2012

Moda del Siglo XVII: Retrato de Anne Wortley, luego Lady Morton.

Moda del Siglo XVII: Retrato de Anne Wortley, luego Lady Morton.

Moda del Siglo XVII en el Siglo XXI: Dior Spring/Summer 2009.

Moda del Siglo XVII en el Siglo XXI: Dior Spring/Summer 2009.

Dior Spring/Summer 2009-10

Modas como las que dominaron en los siglos anteriormente mencionados en la actualidad no serían nada prácticas de llevar, por ejemplo:

Moda del Siglo XVI: Infanta Isabel Clara Eugenia de España.

Moda del Siglo XVI: Infanta Isabel Clara Eugenia de España.

La moda del siglo XVI se hizo especialmente conocida gracias a los grandes retratos de la nobleza europea (específicamente la hispánica) de la época, cuya moda tuvo gran influencia en Europa entonces, gracias a los retratos de nobles y monarcas es que se comenzó a ver como la moda en Europa iba evolucionando desde los vestidos más bien holgados al comienzo de ese siglo a vestidos de apariencia extremadamente almidonada, de bustiers muy ceñidos y con presencia del llamado “cartón de pecho” lo que se considera la base para el corsé, cinturas estrechas y de faldas y ‘sobre-faldas’ rectas y planchadas algunas con más volumen que otras, de mangas dobles y con uso de volados y grandes volúmenes, telas pesadas de brocados o con muchísimos adornos y decoraciones, falsos cuellos cuadrados, y la aparición de los llamados cuellos de “lechuguilla” (esos cuellos con forma de abanicos dobles o triples que usaban tanto hombres como mujeres) y que fueron evolucionando y estilizando con el tiempo; el vestido femenino a comienzos del siglo XVI se convierte en un aliado de la monarquía más poderosa en ese momento, con indumentarias rígidas e inmóviles para transmitir ese ideal de superioridad.

Moda del Siglo XVII: Infanta Margarita Teresa, por Diego Velázquez.

Moda del Siglo XVII: Infanta Margarita Teresa, por Diego Velázquez.

Aunque la moda durante el siglo XVII se decantaba más por el estilismo francés que en esos años ya poco a poco se habría paso en Europa, en España si bien fue acogido de buena manera dicho estilo fue adaptado a muchos de los cánones de la moda española de entonces y que seguían aun en boga en Europa y los cuales fueron inmortalizados por los retratos de célebres pintores como Diego Velázquez; el uso del “verdugado”, un armazón con aros unidos con cintas cuyo propósito es marcar las caderas que se viste sobre varias enaguas era la norma, sobre él, se colocaba la pollera (falda interior de vistosos colores) y sobre ésta, la basquiña o falda exterior, todo esto tuvo como consecuencia faldas que se harían ridículamente grandes y cuadradas, bustiers ceñidos, cuellos redondos y mangas con volumen, un diseño que hoy se nos antoja de extravagante, pero que entonces era lo más “in”, posteriormente las prominentes faldas darían paso a vestidos menos voluminosos, más sencillos en sus formas y ¿por qué no decirlo? menos espectaculares.

Moda del Siglo XVIII: Reina María Antonieta de Francia en traje de corte.

Moda del Siglo XVIII: Reina María Antonieta de Francia en traje de corte.

La Revolución en la moda del Siglo XVIII vino con María Antonieta que desdeñaba los sobrecargados vestidos de corte franceses y se decantó por vestidos más sencillos.

La Revolución en la moda del Siglo XVIII vino con María Antonieta que desdeñaba los sobrecargados vestidos de corte franceses y se decantó por vestidos más sencillos.

Ya para el siglo XVIII la moda francesa es la que manda en Europa y en la alta sociedad y nobleza de la época lucir como las grandes damas francesas era estar al “último grito de la moda”; si bien en cada país de Europa el estilo francés fue adaptado y personalizado la apariencia más clásica del estilo fue la popularizada en la época de María Antonieta, cuyo estilismo fue a decir de sus contemporáneos contradictorio, pues hasta su llegada al trono como reina consorte de Luis XVI, la moda francesa se decantaba por las amplias faldas, que básicamente, empezaron como enaguas de tela dura y pesada, niveladas por tres o cuatro filas de hueso de ballena que soportaban y moldeaban la forma de la falda. Luego, una pollera se ponía por encima, la cual era hermosamente decorada, bordada y acolchada. Pero a medida que el siglo transcurría, los frunces fueron aumentando en proporción al ancho de la pollera. Además, el corsé empezaba a cobrar forma de V, con moños para decorarlo (muy rococó). Algunas joyas de poco tamaño también se usaban para decorar este estilo. Las mangas, solían ser acampanadas, generalmente llegando hasta los codos. La terminación poseía puntillas o algunos adornos; sin embargo la reina francesa no gustaba de este sobrecargado estilo y optó (cuando no se trataba de ocasiones más solemnes y formales) por usar vestidos más sencillos y menos sobrecargados en su vida cotidiana (algo que por cierto causó mucho revuelo en la corte francesa).

Moda del Siglo XVI en el Siglo XXI: Alexander McQueen Otoño/Invierno 2010

Moda del Siglo XVI en el Siglo XXI: Alexander McQueen Otoño/Invierno 2010

Alexander McQueen Fall/Winter 2010-11

Moda del Siglo XVI en el Siglo XXI: Alexander McQueen Fall 2013.

Moda del Siglo XVI en el Siglo XXI: Alexander McQueen Fall 2013.

Alexander McQueen Fall 2013.

Moda del Siglo XVII en el Siglo XXI: Chanel Fall/Winter 2009-2010.

Moda del Siglo XVII en el Siglo XXI: Chanel Fall/Winter 2009-2010.

Chanel Fall/Winter 2009-10

Moda del Siglo XVII en el Siglo XXI: Dolce&Gabbana Fall/Winter 2013-2014.

Moda del Siglo XVII en el Siglo XXI: Dolce&Gabbana Fall/Winter 2013-2014.

Dolce&Gabbana Fall/Winter 2013-2014.

Moda del Siglo XVII en el Siglo XXI: Giambattista Valli, Couture. Fall/Winter, 2012.

Moda del Siglo XVII en el Siglo XXI: Giambattista Valli, Couture. Fall/Winter, 2012.

Giambattista Valli, Couture. Fall/Winter, 2012

Adaptar a la actualidad cada uno de los estilos que dominaron la moda durante los siglos anteriormente mencionados requiere de ingenio por parte de los diseñadores actuales pero no ha sido un problema exclusivo de ellos, como se dijo la tendencia cíclica de la moda ha hecho que no pocos modistos precursores ya hayan abordado el problema de adaptar a la moda de su tiempo tendencias del pasado, un buen ejemplo de ello es Cristóbal Balenciaga, el más grande modisto español de alta costura de la historia y cuyo trabajo fue entonces y aún es objeto de estudio y admiración por parte de otros diseñadores que lo consideran uno de los más grandes e importantes referentes en el mundo de la alta costura; la gracia de diseñar inspirándose en el pasado es como innovar en el tema sin ser demasiado evidentes y sin caer en repeticiones o imitaciones, aunque en la gran mayoría de los casos las adaptaciones que se han hecho quedaron solo para el ámbito de la pasarela y los fashion shows actuales algunos diseños sí podrían ser usables para la mujer actual, siempre y cuando se tenga el interés de destacarse o sobresalir, porque hay que estar claros, vestir ropa inspirada en la moda de María Antonieta o de las infantas españolas del siglo XVII, por ejemplo, no es para todo momento ni para toda mujer…

Moda Siglo XVIII en el siglo XXI: Giambattista Valli Fall/Winter 2011.

Moda Siglo XVIII en el siglo XXI: Giambattista Valli Fall/Winter 2011.

Giambattista Valli Fall/Winter 2011-2012

Parte 1

Parte 2

Moda del Siglo XVIII en el Siglo XXI: Oscar de la Renta Spring 2012.

Moda del Siglo XVIII en el Siglo XXI: Oscar de la Renta Spring 2012.

Oscar de la Renta Spring 2012

Moda del Siglo XVIII en el Siglo XXI: Dior Fall/Winter 2014-2015.

Moda del Siglo XVIII en el Siglo XXI: Dior Fall/Winter 2014-2015.

Dior Fall/Winter 2014-2015

Moda del Siglo XVIII en el Siglo XXI: Una excelente adaptación para la mujer hecha por la Casa Dior del traje masculino propio del siglo XVIII. Dior Fall/Winter 2014-2015.

Moda del Siglo XVIII en el Siglo XXI: Una interesante adaptación para la mujer hecha por la Casa Dior del traje masculino propio del siglo XVIII. Dior Fall/Winter 2014-2015.

Vestimenta masculina Siglo XVIII

Vestimenta masculina Siglo XVIII

Sin duda la moda, como en un círculo, volverá una y otra vez a mirar al pasado en busca de nueva inspiración, siempre con las ganas de reinventar e innovarse y continuar sorprendiendo…

Anuncios

Una respuesta

  1. Por tradición los hombres siempre habían vestido con faldas; solo hace 300 años que los obligaron a usar el incomodo pantalón.
    Las faldas para los varones son una necesidad por salud y comodidad. Ninguna parte del cuerpo del varón se magulla, se machaca o se maltrata tanto como los genitales. El pantalón es un atentado contra la virilidad. Lo mas saludable , practico y cómodo es una falda o un vestido con falda.
    Los únicos inconvenientes de una falda son: si es muy corta, no le cubre bien, y si es muy estrecha no le deja caminar o subir las escalas. 7 cm bajo la rodilla es una medida muy buena; y con su enagua, cogida del ruedo de la falda, es muy segura y cómoda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: