Royals de ayer… Hoy… ¿Cómo sería si viviesen en esta época?… (Parte 15)

Hola a todos, bienvenidos a la primera entrega de este 2014 en esta serie de artículos “Royals de ayer… hoy… ¿Cómo serían si viviesen en esta época?”, en esta oportunidad presento la décimo quinta entrega de la serie; hoy les hablaré de 2 reinas europeas que poco tienen en común además del hecho de ambas fueron reinas consortes, vivieron en el siglo XIX y ambas fueron las primeras reinas de sus respectivos países; mientras de una descendería la actual casa real de los Saboya, la otra no tendría la oportunidad de tener descendencia; mientras la primera fue reina hasta el final de sus días su reinado sería corto, solo duraría los 2 años que vivió su esposo, en cambio la segunda sería reina por 30 años que fue lo que duró el reinado de su marido antes de verse obligado a abdicar y abandonar el país que había gobernado junto a ella, aunque sus vidas fueron diametralmente diferentes estas dos damas lograron dejar su marca en la historia de sus países a pesar de las adversidades que debieron y tuvieron que soportar, les hablo de Margarita de Saboya, primera Reina de la Italia unificada y Amalia de Oldemburgo, primera reina de Grecia.

Sigue leyendo

CIELOS BIZARROS

Mammatus sobre mi casa!. Un gran ejemplo de que a veces corres con suerte y al alzar la mirada al cielo te encuentras con algo sorprendente.

Mammatus sobre mi casa!. Un gran ejemplo de que a veces corres con suerte y al alzar la mirada al cielo te encuentras con algo sorprendente. Fotografía tomada el 12/07/2012.

Les haré una pregunta quizás algo ridícula… ¿nunca han sentido ganas de tirarse al suelo y observar el cielo, ver el movimiento y las formas de las nubes y tontamente empezar a reconocer y señalar en ellas formas familiares?… supongo que de niños la gran mayoría en algún momento lo hizo ¿no?, vamos seamos sinceros, pues no tiene nada de malo, bueno pues sobre eso debo confesar… que yo nunca lo hice… :-S de hecho rara vez miro al cielo que no sea para ver cuán nublado puede estar y si esto puede ser indicador de un posible chubasco; lo más cerca que llegué de mirar y contemplar el cielo y fijarme en él, las nubes y sus formas caprichosas era cuando de pequeña viajaba junto a mis hermanos y madre por carretera a visitar a mis abuelos que vivían en un pequeño pueblo alejado de la ciudad, en esos viajes en que el aburrimiento de la rutina que implicaba una visita fin de semana por medio solo te dejaba 2 opciones: dormirte en el asiento o mirar por la ventana del auto a la lejanía, era en esos momentos cuando a veces miraba las nubes y trataba de reconocer en ellas algo. Bueno lo anterior viene porque realmente de no ser cuando niños, a menos que de adultos nos interese la fotografía, o la meteorología, o sencillamente nos guste tomar fotografías del cielo, realmente pocos miramos al cielo que no sea para simplemente constatar si será un día nublado o soleado, tal vez por eso nunca nos hayamos fijado de lo increíble y asombrosa que puede llegar a ser esa enorme bóveda celeste que sabemos está sobre nuestras cabezas. Sigue leyendo

Tornados Venezolanos

gran-manguera-lago-de-maracaibo-2013_01

Hola a todos, saben… NO soy meteoróloga, ni activista contra el calentamiento global o algo parecido, solo soy una común mortal que como quizás mucha gente (la gran mayoría más bien) he sido poco observadora del clima y de las cada vez más graves consecuencias que este está teniendo en estos últimos tiempos en la vida humana, consecuencias que ahora más que nunca están generando tragedia y destrucción para quienes habitamos en este planeta llamado Tierra; con lo anterior no intento dármela de filósofa o de pensadora profunda, NO, no soy ni remotamente nada parecido a eso, sin embargo al ser testigo de los más recientes acontecimientos climatológicos que han venido azotando a nuestro mundo no puedo evitar sentir tanto admiración como temor de lo que la Madre Naturaleza es capaz de hacerle a quienes le han estado y le siguen causando (por desgracia) un gran daño a la Tierra, un planeta que al parecer cada vez más parece que le es más difícil soportar en silencio que nosotros abusemos más y más de él hasta el punto de que la Madre Naturaleza parezca ahora querer vengarse de nosotros enviándonos todo tipo de embates climáticos, además de terremotos, que han puesto en jaque a una buena parte del mundo, bien sea por la devastación que estos ha significado, por las cuantiosas pérdidas económicas y de vidas, y por los nada buenos pronósticos para un futuro que parece pintarse más amenazador que prometedor para la raza humana. Sigue leyendo