Royals de ayer… Hoy… ¿Cómo sería si viviesen en esta época? (Parte 8)


Hola a todos, bienvenidos nuevamente a “Royals de ayer… Hoy… ¿Cómo sería si viviesen en esta época?…”, la serie de artículos en donde hago mi particular interpretación de cómo se podrían ver algunas de las damas de la realeza y la aristocracia europea del pasado si viviesen ahora en pleno siglo XXI, esta vez les presento en esta la octava entrega de esta serie a 2 damas de la realeza europea, una vivió en el siglo XVI y formó parte de la estirpe de los Habsburgo, la otra vivió entre el siglo XVIII y parte del XIX y que pese a no pertenecer a la verdadera realeza llegó a ser reina consorte de los Países Bajos (Holanda) a instancias de su no muy afortunado matrimonio con Luis Bonaparte (hermano menor de Napoleón I), lo que ambas damas pueden presumir de tener en común es que ambas fueron madres de soberanos, la primera del Rey de Portugal, la segunda del que sería el segundo y último emperador de la Francia monárquica post-revolución, me refiero claro a Juana de Austria (o Habsburgo), Archiduquesa de Austria, Infanta de España y Princesa consorte de Portugal y a Hortensia de Beauharnais, Reina consorte de Holanda.

Juana, la versada… la enérgica…

Juana de Austria, como hija de Carlos I, primer rey español que logró unificar bajo su corona los reinos de Castilla, Aragón y Navarra, fue no solo Archiduquesa de Austria por nacimiento sino Infanta de España, además de Princesa de Borgoña y Flandes, sin olvidar su rango de hija menor del Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, es decir, de Carlos V (o Carlos I); casada desde los 16 años con su primo hermano Juan Manuel, Príncipe heredero de Portugal, debió convertirse en reina consorte, pero su prematura viudez truncó esta posibilidad aunque no así su derecho de ser madre del siguiente rey en asumir el trono de la nación lusa (Sebastián I), perteneció a la poderosa estirpe de los Habsburgo como la hija menor de Carlos I e Isabel de Portugal (dama a la que como recordarán ya se le dedicó su propio tema), así mismo fue hermana menor de otro gran gobernante Habsburgo (Felipe II) en cuyo nombre gobernó España en calidad de regente durante los 5 años de matrimonio de su hermano mayor con María Tudor, Reina de Inglaterra.

Se dice que de los 3 hijos que tuvo Isabel de Portugal con Carlos I, Juana fue la que heredó el mayor parecido físico a su madre, si esto es verdad se puede asumir entonces con casi total certeza que ella fue una mujer tan atractiva como la representó Tiziano en su muy famoso retrato de la Emperatriz, retrato con el que Juana comparte un indudable parecido; Juana sin duda es mejor recordada por su excepcional papel como regente durante los años de ausencia de su hermano mayor y heredero del trono español Felipe, la mayor parte de los estudiosos e historiadores afirman que su regencia fue marcada tremendamente por un desempeño admirable, por su entrega personal, agudeza en sus decisiones y por su enérgico carácter, todo ello aunado a su profunda fidelidad hacia su padre y su hermano mayor, fidelidad por la que incluso fue capaz de dejar a su único hijo en Portugal para no volverlo a ver en persona nunca más, pese a lo cual mantuvo con él durante toda la vida una constante y abundante correspondencia. Juana sin duda fue una dama adelantada a su tiempo en muchos sentidos, fue una mujer culta, educada en artes y letras, hablaba latín y otras lenguas desde los 8 años y tocaba varios instrumentos, fue una inteligente y hábil política y una mujer con un sentido de la fe profundo y sincero que la hizo prácticamente dividir su vida entre su ferviente fe y su vida en la corte como hermana del rey, sería además el único caso conocido de una mujer aceptada como parte de una orden religiosa masculina, los Jesuitas, a la cual pertenecería secretamente (pues no estaba bien visto este tipo de “papel” en una mujer y menos en una orden religiosa que para entonces estaba recién formada).

El retrato

Juana de Austria, por Rolán Mois. 1561.

Juana de Austria, por Rolán Mois. 1561.

De Juana de Austria existe un registro pictórico relativamente amplio, fue retratada por algunos de los mejores artistas del siglo XVI, entre los cuales se cuentan Alonso Sánchez Coello, Sofonisba Anguissola y Rolán Mois, y fue precisamente de este último artista que escogí el retrato de Juana de Austria para basar mi ilustración dedicada a ella.

Para comenzar es bueno señalar que este retrato de la joven Archiduquesa de Austria, Infanta de España y Princesa consorte de Portugal, fue recientemente (en 2011) autenticado como de la autoría del también reconocido Rolán Mois, pues hasta entonces la autoría estuvo atribuida erróneamente a la pintora italiana Sofonisba Anguissola; se sabe que tanto Anguissola, como Mois y desde luego Sánchez Coello fueron artistas que tuvieron el honor de retratar a varios de los miembros de los Habsburgo españoles, entre ellos a Carlos V, sus hijos y sus nietos, de hecho a Rolán Mois se le han atribuido varios retratos de Juana entre los cuales se cuenta este retrato en particular. Pero por qué luego de 4 siglos finalmente se rectifica la autoría de este excepcional, en mi opinión, retrato de la joven princesa?… por la subasta de este retrato en 2011 lo cual lo hizo blanco del estudio de expertos en arte para verificar o desmentir la autoría atribuida al retrato, luego de lo cual se concluyó que el retrato era más propio del estilo de Mois que el de Anguissola, el error pudo provenir porque que tanto Sofonisba Anguissola como Rolán Mois manejaban estilos muy influenciados por el estilo renacentista lo que pudo traducirse en que sus estilos en algunas de sus pinturas pudiesen parecerse mucho, un fenómeno del que incluso Sánchez Coello también fue “victima” pues algunas de sus obras han sido comparadas y confundidas a veces con las de Sofonisba Anguissola; pero más allá de eso y concentrándonos en el retrato en si nos encontramos con un retrato de medio cuerpo de la joven Juana, ataviada de riguroso negro propio de su luto por su esposo fallecido a los 2 años de matrimonio y cuando él contaba con solo 16 años y la princesa 18, apreciamos a una joven de singular belleza, con las facciones casi perfectas de su madre pero con la innegable genética Habsburgo muy presente, tocado, puños, cuello de encaje en abanillo (propio de la moda del siglo XVI) en inmaculado blanco y el colgante de seda del que pendía un medallón de oro con la efigie de su padre Carlos V, también de color blanco contrastan llamativamente sobre el negro del traje, solo unos pocos anillos en sus manos como sus únicas alhajas parecen reflejar la austeridad con la que Juana había sido criada y que además se apreciaba en su apariencia en general; ciertamente en una princesa el vestir de solo negro, así fuese justificado por el luto, no es lo que más le luciría a una jovencita de su edad (especialmente cuando ella optó voluntariamente, suponemos, vestir de esa manera por casi toda la vida), sin embargo el carácter y el semblante de Juana además de un gran porte lograban que en casi todos sus retratos luciera una gran elegancia que seguramente ella reflejó en vida y que fue certeramente inmortalizado en sus retratos para la posteridad.

La Ilustración

Juana!

Juana!

Ahora, ¿cómo traer del siglo XVI al XXI a esta tan singular princesa española?, y sobre todo ¿cómo presentarla sin necesariamente alejarla diametralmente de aquello que la hacía ser esa dama tan particular que fue en su época?…. Desde luego y si bien los descendientes de los Habsburgo aún existen, la rama española de los Austria (como también se les conocía) se extinguió oficialmente en el siglo XVII cuando Carlos II, el Hechizado, falleciera sin dejar descendencia, por lo que sería poco probable que Juana una princesa tan representativa de las monarquías de la Península Ibérica, de vivir ahora lo hiciese como una royal o si acaso una noble hispánica, yo la visualizo sin embargo como una dama decididamente europea que bien podría o no pertenecer a alguna de las monarquías existentes en el viejo continente o en su defecto en la nobleza actual que sin duda habría logrado en esta época destacarse por algo más que un notable “pedigrí” o por haber sido la “hija de…” o la “hermana de…”, en todo caso cuando decidí replantear en una ilustración la apariencia en este siglo XXI de esta dama nacida en el XVI, decidí que quería preservar ese “no sé qué” tan propio de Juana aunque en un principio no sabía bien como… finalmente me decanté por presentar a una muy atractiva Juana, luciendo un traje de la colección 2012 del diseñador surafricano radicado en Nueva York Marc Bouwer, de estilo muy arquitectónico y forma columnar, donde el drapeado ciñendo el cuerpo y una pulcra caída en la parte inferior de su falda que termina una pequeña cola se ven acentuados por el color del traje: el negro, el vestido posee además como su punto focal un espectacular escote que se aprecia tanto al frente como en la parte trasera y que deja al descubierto, tanto parte del pecho, como parte de la espalda, además de los costados del torso como un toque sugerente pero sin ser vulgar; si se lo preguntan SI, escogí un traje negro adrede pues en mi opinión es quizás el color más elegante además de sobrio que casi siempre asegura una apariencia soberbia para quien lo luzca y viendo el resultado final debo decir que me parece no me equivoqué, el atuendo es complementado por un uso bastante profuso (al menos para los estándares de la Juana del siglo XVI) de alhajas, muchos diamantes blancos y algunos negros en anillo, brazaletes y pendientes además de un broche y una pequeña tiara sobre la cabeza sin duda destacan a la dama, un elegante recogido de lado con algunos cabellos cayendo sobre el rostro complementan una apariencia total decididamente atrayente.

 Hortensia… exquisita!…

Quizás no a muchos les suene el nombre de Hortensia de Beauharnais, a menos que conozcan algo de la historia relacionada a Napoleón Bonaparte, su familia y su vida como Emperador de Francia, puesto que esta dama de la que les hablo ahora estuvo estrechamente relacionada con él, aunque no en un sentido romántico, eso se lo dejaríamos a su no menos famosa madre, quién al casarse con Napoleón se convertiría en la primera Emperatriz consorte de Francia, desde luego que hablo de Josefina de Beauharnais por cuyo matrimonio convertiría a sus hijos Eugene y Hortensia en hijastros de Napoleón, esta estrecha relación familiar de hecho marcaría la vida en más de un sentido de Hortensia, pues sería por instancias de Bonaparte que se concertaría el matrimonio que la uniría a la familia del emperador ya que sería con Luis, hermano menor de Napoleón, con el que Hortensia terminaría casándose, tras lo cual ella y su esposo ganarían el título de reyes de Holanda, título otorgado por Napoleón; pese a que su unión nunca fue feliz Hortensia y Luis lograron tener 3 hijos de los cuales sobrevivieron los 2 menores, uno de ellos, Luis Napoleón, sería en el siguiente rey de Holanda como Luis I (aunque su reinado fue corto debido a la invasión del país por las tropas francesas y a la posterior anexión de Holanda al Imperio Francés de su tío)  y el otro, Carlos Luis Napoleón, llegaría a reinstaurar el Imperio Francés de los Bonaparte bajo el nombre de Napoleón III, precisamente por este motivo es que Hortensia es mejor recordada. Ahora bien a pesar de no haber tenido una vida fácil que incluyó el sobrevivir a la “Era del Terror” de la Revolución Francesa y un matrimonio absolutamente infeliz, la historia nos deja ver también a una Hortensia de belleza destacable además de haber sido una consumada compositora musical y una dama afecta a los juegos, (especialmente al billar donde se destacó notablemente), de modo que hablamos de una mujer hermosa, inteligente y tenaz que como pudo intentó llevar su vida lo mejor posible pese a los muchos problemas y sufrimientos que ella le depararía…

El retrato

Hortensia... exquisita!

Hortensia… exquisita!

Hablemos pues del retrato elegido para ser la base para la ilustración dedicada a Hortensia de Beauharnais, primero que nada de ella existe un notable registro pictórico, pero de los retratos con el potencial de ser una buena base para la ilustración elegí el realizado por Francisco Pascal Simón, Barón Gérard, esto debido a que es uno de los retratos en el que en mi opinión se puede apreciar el rostro de Hortensia con una notable claridad en sus rasgos en medio de una serena expresión, de estilo neoclásico propio del Barón de Gérard, nos muestra a una joven Hortensia retratada de la cintura hacia arriba como probablemente reina consorte de Holanda, su tez muy blanca y su cabello castaño claro, ojos claros y aletargados, se la ve luciendo un traje de rojo terciopelo estilo imperio y usando una tiara de oro y perlas prendida en un alto recogido sobre su cabeza, aparte de la tiara solo se la ve luciendo discretas joyas con perlas; Hortensia posa ante una suerte de terraza o balcón desde el cual a lo lejos se logra vislumbrar un tranquilo paisaje, es sin duda uno de los retratos más bonitos que existen de la joven reina; cabe destacar de hecho que este retrato fue bastante reproducido y existen varios cuadros de similar estilo que quizás se hayan basado en la obra del Barón Gérard.

La Ilustración

La Hortensia del siglo XXI

La Hortensia del siglo XXI

Si bien me debo confesar admiradora de la moda estilo imperio de la Francia de la era napoleónica y que era completamente alejada a lo visto en Europa por aquellos tiempos, ciertamente al momento de plantearme traer a la Hortensia de Beauharnais de comienzos del siglo XIX a esta época debía alejarla de lo que era su apariencia en aquellos tiempos lo que podría o no restarle algo de su esencia tan propia del estilo de la primera parte del siglo XIX, sin embargo quise aventurarme y ver qué tipo de resultado podía conseguir al darle a Hortensia el estilo del siglo XXI; debo puntualizar antes que nada que es posible que el rostro de la dama luzca o al menos parezca lucir diferente al del retrato, es posible pues debí adaptar el rostro a una posición que no es exactamente igual a la del retrato, así mismo debí retocar el tono de la piel pues en el retrato original la imagen luce algo sobresaturada por lo que el tono de la piel no lucía muy natural, además se pierden muchos de los detalles en cuanto a sombras y medios tonos en el rostro lo que me obligó a trabajar quizás más de lo acostumbrado en el “maquillaje” y lograr una transición lo más natural posible del retrato a la ilustración. Para lograr mi objetivo de darle a Hortensia el estilo de esta época decidí recurrir para su vestuario a la destacable elegancia y estilo de Armani Prive, para ello elegí un entallado traje de la colección Armani Prive 2009 en tono rosa palo, de línea recta, escote palabra de honor arqueado y falda que se expande discretamente en la parte inferior de las piernas, en el busto y en la cintura un bonito trabajo de pedrería reflejado en 2 amplias franjas destellantes que se contraponen sobre un trabajo de bordado lineal con piedras simétrico y que se despliega en toda la extensión del traje, en cuanto a alhajas decidí darle a Hortensia una bonita selección de joyas de diamantes destellantes a juego con su traje, pero quizás lo más destacable en esta ilustración de Hortensia sea el peinado que decidí darle, algo diametralmente alejado a los recogidos altos y con trenzas propios del estilo imperio, Hortensia luce en su lugar un medio regido con volumen en la parte superior de la cabeza en tanto el resto de una melena de largo medio cae lisa en su espalda, lo que deja notablemente despejado su rostro, algo que en los varios retratos que hay de la Beauharnais prácticamente jamás sucedía a causa del estilo de dejar que mechones ensortijados de cabello cubrieran un poco o mucho el área de la frente y sienes del rostro, solo este cambio de peinado posiblemente haga que en la ilustración Hortensia no parezca ser ella pero bueno, no en balde se dice que una mujer pueden cambiar completamente tan solo con un peinado diferente… eso supongo podría aplicarse con la Hortensia en la ilustración… ^_^

Bueno espero que les haya gustado estas nuevas ilustraciones de damas reales y como de costumbre pronto más ilustraciones… hasta la próxima!…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: